Tempus Fugit de Javier Ruescas

9 10 2012

Por Naiara
 

Tempus Fugit; ladrones de almas, es una novela de ciencia ficción escrita por Javier Ruescas que trata sobre cómo unos insignificantes jóvenes pueden destrozar a los peces gordos si se lo proponen. La venganza, el saber lo que quieres, el hacer lo que te propones, el amor y la amistad son algunos de los temas que aborda este libro. 

Está ambientado en Nuevomundo. Una de las pocas civilizaciones que quedan después de la gran Inundación. Hanna, una adolescente de quince años bastante extraña, lleva tiempo reuniendo pruebas de la Plaga, una enfermedad que deja en una especie de coma (pero en realidad les roban las almas), para destapar la verdad. Su padre, antes de ser abducido por la Plaga, estaba investigando sobre Tempus Fugit, una empresa que se alzó con el poder de Nuevomundo tras inventar unas cabinas de teletransporte, ya que la Plaga y esas cabinas estaban relacionadas de alguna forma. Pero faltaba un tercer elemento, que ni él ni Hanna sabían que eran los protovidentes. Unos adolescentes semi-androides que se encargaban de robar las almas con los futuros de la gente para luego poder aprovecharlas mejor en otras personas al antojo del magnate de esa gran empresa. 

Una noche, en la Castilla antes de Inundación, Pablo, de dieciséis años, vuelve a su cabaña después de un día trabajando en la fragua y esa noche, su madre cae en las garras de la Plaga. El chico persigue al protovidente hasta una brecha en el tiempo que le conduce hasta Hanna. Ella le invita a su casa y juntos empiezan a desmantelar a esa extraña “enfermedad” y a Tempus Fugit. Descubren la relación que une la Plaga con la grandiosa empresa; que son los protovids. A la misma vez, en la empresa se dan cuenta de que su puesto de “salvadora de la humanidad” corre peligro, envían al mejor semi-androide a investigar. Sin saber que esa sería su última misión, pues a los protos con los diecisiete años o nada más cumplir la mayoría de edad, los matan de una manera muy peculiar. Kleid, el protovid, comienza a buscar y da con la fuente de todo lo que ocurre. Sin conocer cuales serian las consecuencias, el chico les delata. ¿Qué pasará con Hanna? ¿Y con Pablo? ¿Le podrán enviar a la Castilla antigua? ¿Destaparán la verdad sobre Tempus Fugit? ¿Hundirán la empresa? ¿Conseguirán lo que se proponían? ¿Qué pasará con Kleid? ¿Le matarán como a todos los demás? 

En mi opinión este libro es muy interesante, porque te pone a pensar de cómo podrá ser la Tierra después de una gran tragedia. Son de esos libros, que si te gusta la ciencia ficción, los coges y ya no lo puedes soltar hasta que lo terminas. Y eso me pasó a mí. Me ha gustado mucho como ha narrado la historia el autor, porque era como una película, y poco a poco iban encajando todas las piezas de ese puzle. Había capítulos en los que los contaba desde la perspectiva de Hanna, otros desde la de Pablo e incluso desde el punto de vista de Kleid y otros personajes que intervienen en el libro. Creo que me he sentido un poco identificada con Hanna, ya que a ella nadie la entiende,  y yo algunas veces me diento así. Además, ella es muy reservada y callado, cosa que yo también soy. Me encantaría poder leer algún libro más de Javier Ruescas, y me he quedado con la intriga de saber que pasa después del final.